El radicalismo pide que el Gobierno se haga cargo de la cuota extra del gas

Tensión en el oficialismo

Propondrán al Congreso que incluya en el Presupuesto 2019 un subidio para compensar a las energéticas. La iniciativa fue motorizada por Cornejo y Morales, presidente y vice del partido, sin consultar a Macri.

B1GAxyXX7_930x525__1

El radicalismo pedirá al Gobierno que  la compensación a las empresas de gas por la devaluación sea afrontada con un subsidio del Estado nacional y no por los usuarios. Los principales dirigentes de la UCR trabajaron la propuesta en las últimas horas y será enviada al Congreso para que forme parte de la discusión por el Presupuesto 2019 que está en debate en Diputados. En caso de prosperar tendría un costo de unos 100 millones de dólares anuales.

“Vamos a proponer que el Estado nacional subsidie el 50% que les toca a los usuarios, con una partida especial en el Presupuesto”, dijo uno de los impulsores una vez que estaba avanzada la redacción de una carta que enviarán a los bloques oficialistas como posición del partido. El gobernador mendocino Alfredo Cornejo -titular de la UCR- y su par jujeño Gerardo Morales -vice primero del Comité Nacional- se pusieron al frente de la iniciativa, junto al mandatario correntino Gustavo Valdés y a referentes legislativos.

Javier Iguacel -secretario de Energía- presentó la medida para compensar a las empresas con un costo extra por el aumento del dólar entre abril y septiembre, período en que las productoras acumularon una deuda de unos$ 20.000 millones. De ese monto, las prestadoras se harán cargo de la mitad y los otros $ 10.000 millones correrían por cuenta de los usuarios en24 cuotas a partir del 1° de enero. Iguacel había estimado un costo extra de $ 90 y $100 mensuales en promedio para cada boleta.

Morales y otros referentes de la UCR habían salido a cuestionar la resoluciones. El gobernador jujeño volvió a un reclamo recurrente del partido: aseguró que el Gobierno no avisó a los aliados que avanzaría con la compensación a las empresas. En las últimas horas hubo contactos entre macristas y radicales. Aunque la propuesta se lanzó al ruedo sin consultarla con el Presidente, según admitieron fuentes radicales.

Mario Negri -jefe del interbloque en Diputados- puso en aviso de la decisión tomada al jefe de Gabinete, Marcos Peña, y a Iguacel. Aunque los socios del PRO no tenían confirmación si el Ejecutivo está dispuesto a subsidiar el cargo extra a los usuarios. El propio Mauricio Macri defendió la suba estos días. “Es el precio que vale”, sostuvo.

Los aliados elaboraron el texto aun cuando advirtieron de antemano que podría ser tildada de populista por el propio Gobierno. Rogelio Frigerio -ministro del Interior- había dicho el lunes que el oficialismo quedaba abierto a las propuestas de la oposición para atenuar el impacto de la suba, aunque fijó como condición “respetar” el equilibrio del Presupuesto. “Son 200 millones de dólares en dos años. La medida no tiene sentido, significaun costo político tremendo con la clase media, que es en buena parte nuestro sostén electoral. El ajuste se puede hacer por otro lado”, evaluó un dirigente radical.

La compensación se sumó a un aumento promedio del 35% y superior al 50% para las categorías residenciales de menor consumo. El cargo extra acumuló presentaciones judiciales, con el impacto de la denuncia penal del fiscal Guillermo Marijuan a Iguacel por presunto abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público. Mientras que los diputados opositores pidieron una sesión especial para intentar la derogación de la medida. También se oyeron críticas dentro de Cambiemos.

En la UCR, a las críticas de Morales se sumaron las de otros referentes provinciales. “No comparto este aumento porque ya las boletas vienen muy elevadas”, reiteró ayer el jujeño. En tanto que los diputados por Santa Cruz, Eduardo Costa y por Tucumán, José Cano, al igual que el senador pampeano Juan Carlos Marino -todos anotados en la carrera a gobernador- también levantaron ayer la voz: consideraron excesivo el plus para los usuarios, advirtieron sobre el impacto en la clase media y pidieron una revisión al Gobierno.

Será la segunda propuesta en el año de la UCR al Gobierno para morigerar el impacto de las tarifas. Cornejo había llevado en abril a la Casa Rosada una serie de puntos también para moderar las subas del gas y prosperaron dos: el pago en cuotas de los meses de mayor consumo y la postergación de mayores requisitos para acceder a la tarifa social.