Antonio Cafiero,”solo muere lo que se olvida o destruye, y en el peronismo ni se olvida ni se destruye”

Homenaje.El ex ministro de Cafiero lo recuerda en esta columna,

Ginés González García: “Cafiero no se va”

images (3)

ANTONIO CAFIERO  fue para muchos de nosotros el Perón que no tuvimos. Maestro de doctrina y de vida, militante eterno y a tiempo completo, predicador del evangelio laico, -como solía definirse- de las ideas y las doctrina justicialistas. Autor apasionado y con mirada nacional que fundamentaba desde el primer peronismo hasta el que iba a venir. Cafiero fue generoso y desinteresado con los jóvenes que nos acercábamos a él. Nos dio espacios, doctrina , ejemplo y oportunidades.

Mezclaba  magistralmente su orgulloso pasado de verdulero del abasto, bostero de tribuna y alma, con el brillante estudiante, orador incomparable e intelectual que buscaba conocimiento e ideas para sustentar la acción política.

Sintió la militancia política y a los militantes como sujetos esenciales de las ideas y valores del compromiso político. Nos sirvió para entender la política de otra manera. Demócrata empedernido con quien tuve el honor de compartir desde el gobierno de la Provincia de Buenos Aires los duros años con la Semana Santa de los sublevados, Tablada,  y Villa Martelli. En todos ellos vi en profundidad el ejemplo de apoyo sin especulaciones a la institucionalidad democrática. Renovar al peronismo en sus ideas y prácticas pero cuidando su historia y su unidad, fueron parte esencial de su militancia. Su casa y sus cumpleaños fueron siempre el encuentro de todo el peronismo sin distinciones. Siempre fuimos unidos por el afecto y admiración al Gran Antonio. Renovar sin romper, adecuar con nuevas ideas los viejos ideales, militar la unidad con el respeto al otro, compañero o adversario, fueron sus enseñanzas y ejemplos. Todo con alegría,  valor que consideraba fundamental en el ejercicio de la política.Antonio fue todo lo que un político de su estirpe quiso ser, salvo presidente.  Su humor le permitía también, reírse  de eso.  Sus libros, sus discursos, sus ejemplos, sus convicciones, su familia y su trayectoria de militante perpetuo siguen entre nosotros.

Como dijo hace poco querido maestro y amigo ¨solo muere lo que se olvida o destruye, y en el peronismo ni se olvida ni se destruye. ¨ Viva Perón¨.