Axel Kicillof pateó para marzo un aumento docente y desde Cambiemos le apuntan a Roberto Baradel

Lo anunció el Ministerio de Trabajo a los gremios del sector. Explican que ocurre por la “compleja situación financiera”. Lo pagarían en marzo.

descarga

Veinticuatro horas después de anunciar que los dueños del bono BP21 cobrarían todo el capital y los intereses de ese título para evitar un default, Axel Kicillof informó a los gremios docentes que postergará el pago de un “remanente” del acuerdo paritario firmado en 2019 por María Eugenia Vidal. El gobernador fundamentó la decisión en la “compleja situación financiera” que atraviesa la Provincia.

Los maestros y profesores deben cobrar a partir de este jueves el último tramo de la paritaria con “cláusula gatillo” que acordaron a mediados del año pasado. En febrero, con los sueldos de enero, deben recibir un incremento del 11,7%, equivalente al aumento del índice de precios que publica el Indec, correspondiente a octubre, noviembre y diciembre.

En una carta que el Ministerio de Trabajo envió a las entidades y que difundieron dirigentes de la oposición informa que “la provincia comunicará el mecanismo para el pago de la suma que quedó remanente por la diferencia del mes de diciembre último, que comenzará a saldarse en el mes de marzo”.

“Es una comunicación confusa, pero queda claro que el gobernador decidió patear para adelante parte del salario de los maestros”, dijo  el diputado provincial de JxC, Sergio Siciliano. El legislador fue, hasta el 10 de diciembre pasado, subsecretario de Educación de la gestión de Vidal.

Algunas horas más tarde, desde los gremios docentes salieron a responder: ““El gobierno provincial notifica que no puede hacer frente este mes al remanente correspondiente a diciembre, el cual saldará durante marzo. Desde el Frente de Unidad Docente Bonaerense estamos realizando en este momento el reclamo correspondiente”, dice un comunicado que firman los cinco sindicatos que conforman el frente (Suteba, Feb, Udocba, Amet y Sadop).

En el Ministerio de Trabajo bonaerense dijeron que “el aumento de la clausula gatillo se pagará. Lo que quedará sin liquidar es una diferencia entre el salario que se pagó en diciembre y el que se debería haber pagado, porque el índice de ese mes se conoció el 15 de enero”.

En julio del año pasado, una demora en la liquidación de los haberes provocada por un problema técnico del Bapro determinó una huelga sorpresiva en las escuelas. “No veo ahora una reacción tan severa por parte de la conducción gremial”, cuestionó Siciliano.

Roberto Baradel, secretario general de Suteba, fue uno de los que promovió aquella protesta. Esta vez, desde el sindicato que conduce el dirigente kirchnerista pidieron ” que se abone el remanente de deuda de diciembre, que es parte del salario de los docentes”. El pedido estuvo acompañado de una definición política: “Aún sabiendo que Vidal dejó una Provincia devastada, para el SUTEBA el salario de los docentes, la inversión en infraestructura y en comedores escolares siempre fueron, son y serán una prioridad”, dijo el dirigente.

SBH4QDPGGVBILLFXFEISMO6ULY

La semana pasada, se conoció el nombramiento de la pareja del dirigente gremial, Lorena Riesgo, como subsecretaria de Promoción Sociocultural, en el ministerio de Producción que conduce Augusto Costa.

También se refirió a la postergación del pago el ex ministro de Educación de Nación Alejandro Finocchiaro. “Kicillof postergó el pago de una cuota de la paritaria con la complicidad de Ctera”, escribió en su cuenta de Twitter.

La provincia tiene más de 280 mil agentes de educación. Según pudo averiguar Clarín, la liquidación de un mes de sueldos para todo ese plantel de empleados estatales requiere de 15.200 millones de pesos. Si, como explican en Trabajo, las autoridades postergaron el pago del porcentaje de inflación de diciembre (3,7%), el Tesoro provincial estaría posponiendo fondos por 562 millones de pesos.

El martes, sobre el filo de los plazos establecidos por la provincia para renegociar el pago de una cuota del capital del bono BP21, Kicillof anticipó que pagaría el monto total a los bonistas, para evitar caer en “cesación de pagos”. Fue luego de que las autoridades provinciales no lograron convencer al 75% de los tenedores de realizar una postergación en el cumplimiento de ese compromiso. Debió abonar 250 millones de dólares más 27 de intereses. Unos 15 mil millones de pesos, según explicó Kicillof.

Fueron casi tres semanas de disputa con los acreedores. Pero el gobernador no pudo torcer la resistencia de uno de los grupos poseedores de títulos y entonces tuvo que pagar para eludir el default.