Brasil-Los evangélicos, claves en el auge político ultraconservador

Elecciones presidenciales -

La mayoría de las iglesias evangélicas apoyan al ultraderechista Jair Bolsonaro.

yfZh5dzS6_930x525__1

La búsqueda por el voto evangélico en Brasil ha vuelto a entrar en la hoja de ruta de los candidatos y juega con fuerza en las elecciones presidenciales. El más favorecido hasta el momento es el ultraderechista Jair Bolsonaro, que tiene el 40% de apoyo entre los electores evangélicos.

José Wellington, pastor de la poderosa Assambleia de Deus, fue uno de los últimos líderes de las influyentes iglesias evangélicas de Brasil en pronunciarse sobre su favorito para las elecciones presidenciales del domingo.

Su elegido fue Bolsonaro, a quien llenó de elogios. “En sus discursos, usted habla nuestro idioma. Usted dice lo que a los evangélicos les gusta oír”, afirmó en un video de apoyo al ex militar.

Antes de Wellington, el obispo Edir Macedo, líder de la Igreja Universal do Reino de Deus, otra de las grandes iglesias pentecostales, también había manifestado públicamente su apoyo a Bolsonaro.

El fenómeno de Bolsonaro no está basado en el auge evangélico en Brasil, pero se ha beneficiado claramente de él.

El candidato, visto como un peligro para la democracia por su discurso antisistema y acusado de homofóbico y misógino por sus críticos, apoya la lucha contra el aborto y contra los derechos homosexuales, dos de los principales caballos de batalla en la agenda ultraconservadora de las iglesias pentecostales.

El propio Bolsonaro, descendiente de inmigrantes italianos, es de educación católica, pero se ha acercado en los últimos tiempos a los evangélicos a través de su esposa, miembro de una de esas iglesias.

“La religión tiene un peso muy importante en la política brasileña”, explica el politólogo de la Universidad del Estado de Río de Janeiro Mauricio Santoro. “La religión es más importante hoy en la política electoral de Brasil de lo que era 20 o 30 años atrás”, agrega.

Un 27 por ciento de los brasileños se declaran hoy evangélicos, según las estadísticas de 2017 de la ONG Latinobarómetro.

Las iglesias evangélicas han venido ganando terreno constantemente en el gigante latinoamericano, donde el número de católicos cayó del 78 al 53% desde 1995 a 2017.

Antonio Flavio Testa, politólogo de la Universidad de Brasilia, señala que los votantes evangélicos tendrán una fuerte influencia en las elecciones del domingo.

“Tienen un voto muy disciplinado, suelen seguir la orientación de sus líderes”, dice. Y señala que tienen “un sentimiento muy radical contra el PT debido a las banderas del PT a favor del aborto y por temas como los derechos LGTBI”.

“Muchos grupos de la Iglesia estaban apoyando Gerardo Alckmin”, de la centroderecha, “pero su candidatura nunca despegó”.