Cautela ante las denuncias de Israel sobre el programa nuclear de Irán

El premier israelí dijo que Teherán estaba desarrollando armas nucleares. Francia y la AIEA lo niegan. El gobierno iraní calificó el informe como infame y mentiroso.

r1SYQUI6f_930x525__1

La denuncia del premier de Israel, Benjamin Netanyahu, sobre los presuntos planes de Irán para construir cinco bombas atómicas fue tomado con cautela por la mayor parte de la comunidad internacional, y generó el rechazo de Teherán, quien calificó el despliegue israelí como “infame”, “mentiroso” y “propagandístico”.

Los países europeos relativizaron el informe israelí, al que consideran viejo, y respaldaron el acuerdo firmado en 2015 con el gobierno de Teherán. La propia Agencia Internacional para la Energía Atómica (AIEA), encargada de verificar el pacto, fue una de las primeras en reaccionar, reiterando que no tenía “ninguna indicación creíble de actividad en Irán relativa al desarrollo de una bomba nuclear después de 2009

El único que respaldó al gobierno israelí fue Estados Unidos, aunque luego hizo un giro en las declaraciones. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dio una rápida declaración el lunes por la noche, horas después del mensaje de Netanyahu, donde sostuvo que la información era “consistente” con la que tenía Washington, y que “Irán tiene un programa robusto y clandestino de armas nucleares que intentó ocultar al mundo”.

Sin embargo, más tarde el comunicado publicado en la página de la Casa Blanca cambió una palabra clave: en lugar de “tiene” utilizó “tuvo”, señalando de esa manera que el supuesto programa nuclear de Irán no era actual.

HJrsmL8af_720x0__1

Luego, el flamante canciller estadounidense, Mike Pompeo, salió a avalar el informe israelí. “Sé que hay gente que dice que estos documentos no son auténticos. Puedo confirmar que estos documentos son reales; son auténticos”, afirmó.

Netanyahu, quien viene presionando a EE.UU. para que se retire del pacto nuclear con Irán firmado hace casi tres años junto a Rusia, China, Gran Bretaña, Francia y Alemania, presentó un informe de Inteligencia con supuestas pruebas de un programa nuclear secreto de Teherán.

El líder israelí mostró media tonelada de copias de documentos que habrían estado oculto en un almacén en el distrito de Shorabad, en el sur de Teherán, y fue obtenido por los servicios de inteligencia israelíes.

De acuerdo a esos datos, el proyecto se denominaba “Amad” y se extendió entre 1999 y 2003. Buscaba producir cinco bombas atómicas de poder equivalente a la lanzada por EE.UU. en Hiroshima. “Nadie tiene mejor inteligencia sobre Irán que Israel”, dijo Netanyahu a la CNN.

Este informe de inteligencia israelí se produce a pocos días del 12 de mayo, fecha límite para que Donald Trump defina si continúa avalando el acuerdo con Irán, Francia consideró que era información vieja la que estaba dando Netanyahu, aunque sostuvo que debe ser “estudiada al detalle y evaluada”. Pero volvió a insistir en la necesidad de mantener el acuerdo con Irán y que este sea verificado por la AIEA.

Gran Bretaña también definió el tratado con Teherán como “vital”. El canciller Boris Johnson dijo que justamente las sospechas de Israel demuestran “la importancia de mantener en vigencia las restricciones impuestas por el acuerdo”.

También surgieron voces en Estados Unidos que le quitaban veracidad a la información israelí. “A mi leal saber y entender, creo que es fundamentalmente información vieja”, apuntó Michael Hayden, ex director de la CIA y de la Agencia nacional de Seguridad, en declaraciones a la CNN.

La responsable europea de Política Exterior, Federica Mogherini, resaltó que “por el momento no se ven argumentos del premier Netanyahu sobre violaciones de parte de Irán de sus compromisos nucleares en el ámbito del acuerdo”.”Si cualquier país tiene informaciones de no conformidad de cualquier tipo”, las “debería enviar a los mecanismos legítimos reconocidos, a la AIEA y a la Comisión conjunta de monitoreo”, agregó.

Rusia, en tanto, puso en duda el informe y llamó a comprobar la veracidad de los documentos mostrados por Israel. Mijaíl Uliánov, embajador ruso ante la ONU, recordó que los inspectores del AIEA “no comunicaron ninguna violación en los más de dos años de vigencia del acuerdo”.