Coninagro presentó su plan de impulso a las economías regionales

La visión de la producción agropecuaria frente a las reformas presentadas por el gobierno nacional.

SkhI63tVx_930x525

Frente al delicado estado de las economías regionales y al impacto que pueda tener sobre ellas la reforma fiscal ideada por el Gobierno, una de las entidades del sector agropecuario, la Confederación Cooperativa Agropecuaria (CONINAGRO), presentó -ayer- un documento titulado “El campo y la Política III” que contiene propuestas para mejorar, entre otras cosas, la competitividad de los distintos sectores.

El análisis se hizo incluyendo un diagnóstico bastante negativo sobre la coyuntura: entre las 18 economías regionales que se desarrollan en el país, sólo cuatro arrojan datos positivos o de crecimiento. Es el caso de la agricultura, ganadería, maní y porcinos. El resto, se encuentra con signos de “crisis o en crisis”, y otras, como la aviar, en una etapa de cambio de tendencia. Las producciones que están más complicadas, según los datos del estudio, son las del tabaco, peras y manzanas.

En la presentación realizada en el Hotel NH City, la economista Silvina Campos Carlés hizo una reseña introductoria y luego se expusieron las situaciones de la citricultura (a cargo de Nicolás Carlino), la lechería (Daniel Kindebaluc), la frutihorticultura(Ricardo Vitale), el arroz (Claudio Francou) y el maní (Marco Giraudo).

El documento analiza, en profundidad y con una mirada multidisciplinaria, los temas transversales de toda la actividad y producción agrícola/ganadera y, en detalle, cada una de las economías regionales.

El objetivo de la entidad con el trabajo, es impulsar “un conjunto de políticas que debe llevar el Estado junto con los privados a fin de lograr previsibilidad para producir más y mejor”, comentó Carlos Iannizzotto, presidente de la entidad.

En el orden impositivo, CONINAGRO pretende que el Estado reduzca la presión impositiva sobre la producción y adecue los costos laborales en la producción primaria, industrial y comercial.

En diálogo con Clarín, antes del evento y sobre la decisión del Gobierno de no enviar al Congreso el proyecto de ley que gravaba las bebidas, el titular de CONINAGRO se mostró satisfecho pero señaló que “aún falta una reforma tributaria que busque promover el empleo y la inversión. Y no solo un fin recaudatorio”, dijo. Lo más urgente que necesita el sector agropecuario es “asistencia crediticia para las economías regionales. Esto es el subsidio de tasas para el capital de trabajo y el financiamiento”.

“Consideramos que la economía, así como la política, debe estar orientada al bien común. En ese sentido, vemos la economía social como generadora de capital social, que busca la dignidad de la persona. Hay que fomentar alternativas de asociativismo, de consenso y de paz social”, insistió el dirigente.