Declaraciones Juan José Aranguren se refirió a su desplazamiento como ministro: “Sentí decepción porque no quería irme, yo no renuncié”

El ex ministro destacó los logros de su gestión y aseguró que le resultó muy ingrato tener que decir “las cosas que nadie quiere escuchar”.

Skz-wqauZ_720x0

A menos de tres semanas de su salida como Ministro de Energía y Minería de la Nación, Juan José Aranguren rompió el silencio, negó haber renunciado a su cargo y aseguró haberse sentirse decepcionado por la decisión del presidente Mauricio Macri.

“Yo no renuncié porque desde mi punto de vista ser ministro no es un derecho al cual uno pueda renunciar, es una obligación, es un deber, es una responsabilidad, y en este caso, el presidente Macri decidió que no correspondía que continuara con la política energética del Gobierno”, contó Aranguren, quien además brindó detalles sobre cómo se enteró de su salida

“Me llamó Gustavo Lopetegui y me lo comunicó. Quería que nos juntemos personalmente, pero no hizo falta. Si bien algo me esperaba, sentí sorpresa y decepción. Cuando el presidente me explicó sus razones, lo entendí totalmente”, dijo durante una entrevista al canal La Nación +.

Según el análisis de Aranguren, que el 2018 sea un año electoral fue uno de los principales motivos por los que cree que Macri decidió elegirle un reemplazante. “Terminado el Mundial y el ruido de estos días va a venir una etapa en la cual la política va a primar, y quizá es mejor tener caras nuevas al frente de un Ministerio que tuvo y tiene una tarea muy relevante porque sin energía el país no puede moverse y la economía no se puede desarrollar”, argumentó.

ByKcXd9-7_930x525__1

Al hacer un balance sobre su desempeño en el cargo, el ingeniero químico destacó haber podido recuperar marcos regulatorios y elegir a los directores de estos centros reguladores por concurso, llevar a cabo revisiones tarifarias, iniciar un proceso de desarrollo masivo de gas no convencional e iniciar el programa Renovar.

Sin embargo, el ex ministro se sinceró y confesó que su estilo de liderazgo “pudo no dejar muy contentos a los aliados del Gobierno”. “El presidente me pidió decir la verdad, hacer lo que hay que hacer y yo cumplí siempre a rajatabla”, añadió.

“Además de la hipocresía política, la parte más ingrata de mi gestión fue tener que decir las cosas que nadie quiere escuchar, que la energía tiene un valor, que hay que pagarla, que hay que ahorrarla, que hay que ser eficiente en su uso. Es algo que a  la sociedad, después de haber estado durante una década recibiendo algo en forma gratuita, no le causaba gracia escuchar”, explicó.

Al ser consultado por su reemplazante, Javier Iguacel, Aranguren evitó realizar una comparación con su gestión. “Va tener su propia impronta, pero si el presidente lo convocó es porque está confiado de que va a cumplir con esta etapa que tiene por delante. Es alguien que hizo un muy buen trabajo en Vialidad, denunciando la corrupción e implementando la obra pública”.