El escándalo tensa la interna entre Bullrich y eugenio Burzaco

El funcionario, hermano del “arrepentido” del escándalo del fútbol global, trabaja junto a Macri desde 2001, pero muchas veces quedó relegado.

Por Andrés Fidanza

burzaco-secretario-de-seguridad

Eugenio Burzaco fue macrista desde la señal de largada, allá por 2001. Es uno de los funcionarios que arrancó junto a Mauricio Macri en las oficinas que Francisco de Narváez tenía en Las Cañitas, sede de la ONG Creer y Crecer. Perseverante, soportó desplantes de Macri y De Narváez en el momento del reparto de cargos. Ahora, como secretario de Seguridad convive cada vez más tensamente con su jefa, Patricia Bullrich. Y a su vez intenta despegarse del Fifagate, protagonizado por su hermano mayor, Alejandro, ex CEO de Torneos y Competencias, con quien tiene una relación fluida y comparte fanatismo por River.

“El supo qué instrucciones habían sido dadas a la Policía de Buenos Aires, la más grande del país, de callarme para hacer que fuera imposible que dijera cualquier cosa en Estados Unidos, incluso matándome”, testificó Alejandro Burzaco al cierre del interrogatorio en Nueva York. En busca de reducir la pena en su contra, su verborragia golpeó a su hermano Eugenio.

images

Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad del Salvador, la trayectoria de Burzaco alterna entre el sector público, el privado y un cruce entre ambos. Durante el gobierno de la Alianza, tuvo un paso breve por la SIDE de Fernando de Santibañes. Fue asesor en temas de seguridad del gobierno de Neuquén, a cargo de Jorge Sobisch: esa consultoría ocurrió dos años antes de que la policía asesinara al maestro Carlos Fuentealba.

Compartió su expertise con el (falso) ingeniero Juan Carlos Blumberg, y ofreció sus servicios a River. Al igual que el CEO detenido, Eugenio era habitué del Monumental.

En 2002 acompañó a Macri y De Narváez en una gira por Nueva York y Washington. Fue la presentación internacional de la candidatura de Macri frente a banqueros, congresales, funcionarios y lobistas. Burzaco aportaba un discurso de combate duro contra el narcotráfico y el terrorismo.

En 2007 sufrió un desaire. Una vez que se coronó alcalde, Macri prefirió a Guillermo Montenegro para Seguridad. Los contactos judiciales de Montenegro, sumados a la banca de Gabriela Michetti, alcanzaron para relegarlo.

En 2009 fue De Narváez el que lo defraudó. Si bien le había prometido un lugar expectante en la boleta de diputados, a último momento redujo la oferta a ser concejal por San Isidro.

Meses más tarde le llegó su primera oportunidad. Aprovechó el procesamiento del ex comisario Jorge “Fino” Palacios, en la causa por encubrimiento del atentado a la AMIA, y quedó parado al frente de la Policía Metropolitana.

Burzaco detona un terremoto público y privado

Al estilo Lava Jato brasileño, luego extendido a gran parte de América, el Fifagate y, en especial, los dichos ante la Justicia estadounidense del argentino Alejandro Burzaco amenazan con implosionar en tradicionales estructuras de negocios públicos y privados.

1118burzacoilustracioncedocgjpg

El ex CEO de Torneos, la empresa que manejó a discreción la televisación del fútbol argentino y continental durante más de veinte años, no es un arrepentido cualquiera. Detenido por el pago millonario de coimas, solo puede mantener su condición de detención privilegiada en Nueva York si muestra con pruebas quiénes y cómo recibieron sobornos.

No sorprende que el principal receptor y distribuidor de millones y millones de dólares irregulares haya sido, según Burzaco, el ya fallecido Julio Grondona. Sus 35 años al frente de la AFA y como capo de la FIFA se explican no solo desde su muñeca política o viveza criolla: la billetera seduce. Ahora se comprueba que la tenía más que abultada.

Pero en la semana que pasó, durante varios días, Burzaco cruzó la frontera Grondona y se animó a agujerear a muchos otros dirigentes deportivos, funcionarios públicos y empresas privadas. Nos enfocaremos en los nuestros, claro.

Apuntó que los ex Fútbol para Todos, el coordinador Pablo Paladino y el abogado Jorge Delhon, habían recibido coimas. Por qué habrían recibido de una compañía como Torneos un dinero si la transmisión empezaba a ser pública obedece al típico relato K. En varios casos debieron subcontratar a Torneos (a) Los Secuestradores de los Goles para que llegara la imagen a todos los hogares, porque eran los únicos en condiciones técnicas de garantizarlo.

Delhon decidió quitarse la vida tirándose bajo un tren. Paladino resquebrajó el código de silencio: dijo que ellos ejecutaban las decisiones que se tomaban en Jefatura de Gabinete (teléfono para Abal Medina, Capitanich y Aníbal Fernández) y en Legal y Técnica, o sea, Zannini. Ah, y que también se metía Máximo, el hijo presidencial.

Paladino jura no haber cobrado un peso y se apoya en un fallo judicial, que lo sobreseyó hace unos meses, gracias al invalorable aporte de la Sala I de la Cámara Federal porteña, con el destituido Eduardo Freiler a la cabeza. “Corruptos baratos”, opinó Víctor Hugo Morales.