El ex jefe de Interpol Ronald Noble quiere declarar como testigo ante Bonadio

Ronald Noble envió un escrito a la justicia argentina. Quiere declarar en la causa contra CFK por “traición a la patria”. Dice que nunca peligraron las placas rojas contra los iraníes acusados por el atentado a la AMIA.

ronald-noble-y-claudio-bonadio-ejes-del-memorandum-con-iran

Ronald Noble realizó hoy una presentación ante la justicia argentina en la que se ofrece “como testigo” para declarar ante el juez Claudio Bonadio en la causa en la que se investiga a la ex presidenta Cristina Kirchner por supuesta “traición a la patria”. En la documentación, que fue enviada desde Dubai, el ex secretario general de Interpol entre 2000 y 2014 aseguró que nunca dejaron de tener efecto las placas rojas emitidas contra los acusados iraníes en la causa por el atentado a la AMIA. “Estoy dispuesto a concurrir inmediatamente a la embajada o al consulado argentino en Emiratos Árabes Unidos donde resido para ratificar la firma de este escrito o para responder a sus preguntas por video conferencia. No voy a ampararme en ninguna inmunidad que provenga de mi cargo como secretario general de Interpol”, subrayó en la presentación judicial a la que Perfil.com accedió en forma exclusiva

En el escrito que tiene cuatro carillas, el ex jefe de Interpol sostuvo: “En su denuncia el fiscal Alberto Nisman menciona en más de diez oportunidades que fui yo, como secretario general de Interpol, quien impidió que se levantaran las notificaciones rojas en el caso AMIA. La denuncia afirma que el entonces ministro Héctor Timerman intentó en setiembre y noviembre del 2013 ‘convencer a Ronald Noble para que ceda y autorice el cese de las notificaciones rojas’. Le adelanto que mi testimonio no coincidirá con la denuncia“.

Y agregó: “Argentina y sus representantes siempre le expresaron a Interpol que las notificaciones rojas debían mantenerse . En febrero del 2013 Interpol recibió una nota firmada por el ministro de Relaciones Exteriores Héctor Timerman donde específicamente requería se mantuvieran las notificaciones rojas, acompañando una nota protocolar conjunta de Argentina y la República Islámica de Irán que daba cuenta que los dos países habían firmado un Memorándum”.

Aunque Noble reconoció en su escrito que “es cierto que desde ese momento la República Islámica de Irán consideró que el punto 7 del Memorándum exigía la remoción de las notificaciones rojas”, el ex jefe de Interpol aclaró que “para evitar toda confusión” ordenó “que se agregara un texto en las mismas notificaciones rojas dejando claro que éstas no eran afectadas en su vigencia por la aprobación del Memorándum”. Y confesó que que conversó sobre este tema con el propio Nisman.

Desde Dubai, el ex jefe de Interpol declaró que es su “deber cooperar”, le pidió a los jueces de la Cámara de Apelaciones tener en cuenta la posibilidad de contar con su testimonio para proseguir con la investigación y lamentó “profundamente” que el intento de contactarlo en abril del 2016 a través de Interpol “no haya sido eficaz”.

“Advierto que el Sr Juez consideró ‘llamativo’ que no hubiera podido ser convocado como testigo y voy a explicarle en detalle lo ocurrido para que toda inferencia errónea de que no deseo colaborar con la investigación se pueda disipar”, aclaró Noble. A la vez que informó que en ese momento le pidió al Centro de Comando y Coordinación de Interpol que lo pusiera en contacto con las autoridades argentinas que lo requerían, algo que se vio impedido por la “larga tradición de proteger la inmunidad del Secretario General”. “Tambien lamento –escribió ahora Noble– no haber recibido una comunicación del Juzgado en los teléfonos y las direcciones de mi oficina en Dubai, información de contacto que está en la web de mi compañía y es de dominio público”.

Noble informó que fue a través de una consulta realizada a Luis Moreno Ocampo, a quien conoce desde hace dos décadas y con el que tuvo una relación profesional cuando el argentino se dempeñó como fiscal general de la Corte Penal Internacional, que decidió incorporar su declaración a la causa. “Siguiendo su consejo le envío a la dirección oficial de email de su juzgado esta comunicación. Si bien entiendo que solo el Sr Juez puede incorporar material a la causa judicial envío también una copia al email oficial de la Cámara de Apelaciones a fin de que ellos conozcan las pruebas que se podrían agregar a esta causa. Para evitar cualquier nuevo malentendido le envío por anexo confidencial mi dirección de email y mis teléfonos adonde podrá inmediatamente comunicarse directamente conmigo –completó Noble–. El Sr Juez deberá indicarme los pasos a seguir para que mi declaración tenga pleno valor de acuerdo a la ley argentina”.

“En Anexo 1 (Confidencial) le explico en detalle los antecedentes del problema, los detalles de las reuniones mantenidas y los documentos que avalan mis dichos. Considero que esos datos deben ser tomados en cuenta en esta causa y pueden contribuir a establecer la verdad

“, finalizó Noble en un escrito que puede tener repercusiones muy fuertes en la causa que involucra a Cristina Kirchner, al fiscal Nisman, a Irán y al atentado contra la AMIA.