Empresarios alemanes mostraron optimismo y confianza en la Argentina

Transmitieron a Merkel sus expectativas en las áreas de energía, infraestructura, transporte y ambiente

angela-merkel-en-la-argentina-2469625h540

La canciller Angela Merkel transmitió ayer un mensaje de optimismo a los empresarios con los que se reunió en Buenos Aires, en relación con las potenciales inversiones en los sectores de energía, transporte, infraestructura y medio ambiente.

Los ejecutivos destacaron las reformas encaradas por el presidente Macri, pero condicionaron su progreso al resultado de las elecciones legislativas de octubre próximo.

Durante una reunión de una hora en el hotel Alvear, unos 60 ejecutivos de compañías alemanas con presencia en la Argentina y los diez que acompañaron a la jefa del Estado alemán intercambiaron puntos de vista sobre la relación bilateral.

Según comentaron a LA NACION fuentes que participaron del encuentro -en el que también estuvieron el embajador alemán, Bernhard Graf von Waldersee, y el viceministro de Producción, Uwe Beckmeyer-, el tono de la canciller fue “optimista”, con el deseo de afianzar la relación bilateral, conforme con las reformas llevadas adelante por Mauricio Macri y con la intención de potenciar el liderazgo argentino en la región.

También resaltó que Alemania es un “aliado” de la Argentina en la Unión Europea, aunque no se avanzó demasiado sobre el tratado con el Mercosur. Entre otras áreas, destacaron las oportunidades que se abren en energías renovables, transporte (en particular trenes de carga), infraestructura y medio ambiente.

Merkel escuchó, hizo preguntas y brindó su visión, frente a ejecutivos de VW, Mercedes, Basf, Bayer, Siemens, Berenberg, Voith, Dea y Fresenius, además de varias empresas medianas y pequeñas. La delegación que vino de Berlín está integrada por Lizi Alexander-Christiansen, CEO de Chriwa; Reinhold Festge, socio gerente de Haver & Boecker; Joe Kaeser; presidente de Siemens; Karl-Ulrich Köhler, presidente de Rittal; Hubert Lienhard, presidente de Voith; Joachim Nettelbeck, presidente ejecutivo de Proman; Hans-Walter Peters, presidente de Berenberg Bank y de la Federación de Bancos Privados Alemanes; Thomas Rappuhn, presidente de DEA Deutsche Erdoel AG; Stephan Sturm, presidente de Fresenius, y Wolfram von Fritsch, presidente de Deutsche Messe AG. Al mediodía, estos empresarios escucharon en un almuerzo de parte del ministro de Finanzas, Luis Caputo, el sendero de normalización de la economía argentina encarado desde 2015 y, lo que más le interesa al sector privado, las reformas para hacer más atractivo el nivel de inversión. Los ejecutivos están muy entusiasmados por el esfuerzo del Gobierno para que la Argentina ingrese a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), al considerar que implica reformas difíciles de desandar. Esperan cambios a favor de reducir la burocracia y aumentar la transparencia.

Según un documento presentado por la AHK a Merkel, el regreso de la Argentina al escenario internacional “representa tanto un desafío como una oportunidad: algunos sectores de la industria argentina se encuentran en una situación de atraso o son poco competitivos. En este marco, las empresas alemanas son un importante socio y pueden contribuir al desarrollo sostenible del país y a una integración exitosa de la Argentina en la economía global a futuro a través de transferencias de tecnología y conocimiento”.

“El cambio en la política económica hacia una economía de mercado iniciada a fines de 2015 por el presidente conservador liberal Mauricio Macri se desarrolla no sin fricciones. Tras una inesperadamente profunda y larga recesión de ajuste, comienza paulatinamente el crecimiento económico en la Argentina. Si este crecimiento va a persistir, dependerá en gran medida de si el gobierno de Macri encuentra la fuerza para continuar con nuevas reformas estructurales tras las elecciones legislativas de octubre”, se expresó.

El pronóstico del PBI para este año se redujo del 3% a 2,6%, pero para los dos próximos años se pronostica una aceleración del crecimiento del PBI a 3% (2018) y 3,4% (2019). “A pesar de que el consumo privado muestra aún signos de debilidad por la elevada pérdida de poder adquisitivo de los salarios en 2016, las inversiones han comenzado a crecer”, indicaron.

Al margen

De despacho en despacho

En la antesala de la visita de Merkel, funcionarios de ambos países se reunieron para discutir los ejes de la agenda. Entre otros temas, buscaron consensos para encarar inversiones en el área de transporte. Pero lo que llamó la atención de los funcionarios alemanes fue que cuando le plantearon al ministro de Transporte la importancia de compatibilizar los proyectos para trenes de carga con el cuidado del medio ambiente, Dietrich les dijo que “no era un tema de su área”. Debieron peregrinar por los despachos de Bergman y Aranguren.

REGIÓN NORTE – Pcia.Bs.As.