En ganadería, afirman que el manejo de pasturas “es clave para generar un círculo virtuoso”

Los Grupos CREA “Quimilí”, “Tintina” y “Proyección Norte” aseguraron que el uso del pasto es uno de los principales recursos y el más barato.

crea-cordoba

En el marco de la Jornada de Actualización Técnica “Ganadería Integrada”, que se llevó a cabo semanas atrás en el predio de la Sociedad Rural de Jesús Maria, los Grupos CREA “Quimilí”, “Tintina” y “Proyección Norte” compartieron sus experiencias ante productores y asesores del arco noroeste, y coincidieron en que el manejo de las pasturas “es clave para generar un círculo virtuoso”.

A continuación, reproducimos un artículo elaborado por la SRJM acerca de la experiencia de cada grupo. 

Quimilí (Santiago del Estero): Con un total de 3000 hectáreas -2000 propias y 1000 arrendadas-, dicho Grupo empezó a combinar agricultura con ganadería (ciclo completo) hace 5 años. “Nuestros animales pasan el 80% del tiempo sobre las pasturas. Por eso mismo, para nosotros es fundamental hacer un manejo rotativo de las vacas y respetar los periodos de recuperación del forraje. ¿Qué hacemos cuando no llueve? Dejamos una muy buena cobertura, a modo de lograr una mayor infiltración cuando viene el verano”, expresaron.

Tintina (Santiago del Estero): A 50 kilómetros de Quimilí, este Grupo cuenta con 40 hectáreas de maíz, 60 de soja y 100 de invernada. “El uso del pasto es uno de nuestros principales recursos y el más barato; para nosotros no tiene techo productivo. De hecho, al 90% del pasto que producimos, los animales lo comen verde ya que es cuando tiene los mejores niveles de energía y proteínas”, señalaron.

Respecto al 10% restante, los especialistas manifestaron que lo difieren para el invierno en paralelo con las reservas agrícolas. “Estamos consumiendo el 100% del maíz y el 60% de la soja. Dentro de este esquema, vemos a la agricultura como un eslabón más dentro de la cadena forrajera”, admitieron.

Proyección Norte (Río I- Córdoba): En el caso puntual de este Grupo, sus integrantes apostaron a la ganadería tras varios años dedicados a la agricultura exclusivamente. “Al incorporar la cría a nuestro sistema, empezamos a sembrar verdeos para obtener una mayor productividad. Nos propusimos mirar el pasto con ojos de agricultores puesto que el peor negocio es no comerlo. No podemos darnos el lujo de desaprovechar toneladas de pasto”, adujeron.

Apoyándose en esa premisa, argumentaron que llevan adelante una recría a pasto con verdeos de invierno, pastoreo de rastrojo y grama. “Una vez terminado el ´período pasto´, entramos los animales a corral durante los meses de invierno”, destacaron.