Investigadores diseñaron un gorro que puede hacer más inteligente a una persona

El desarrollo pertenece a un grupo de psicólogos de la Universidad de Vanderbilt y la idea base de su utilidad es a través del uso de descargas eléctricas suaves.

11-04-gorro.jpg_88717827

Un grupo de investigadores estadounidenses aseguró haber creado un gorro que, al igual que el sombrero seleccionador que aparece en la saga de Harry Potter, ayuda a pensar a quien lo utiliza.

Según publicó el blog “La Patilla”, el dispositivo desarrollado por un grupo de psicólogos de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, ayuda a resolver los problemas más rápidamente y a memorizar mejor, debido a que genera una serie de descargas eléctricas suaves que estimulan la corteza medio frontal del cerebro.

El resultado de esa manipulación cerebral es, según los investigadores, que se logra pensar de una forma más eficaz. Para llegar a esa conclusión, el equipo liderado por Robert Reinhart y Geoffrey Woodman partió de estudios anteriores que habían revelado que la corteza medio frontal, la parte del cerebro responsable del reconocimiento de errores, emite un voltaje negativo cada vez que se comete un error.

A partir de ahí, su trabajo, cuyos resultados publica la revista “The Journal of Neuroscience”, se centró en tratar de controlar ese sistema “de crítica interna” del cerebro. Para ello, idearon una especie de gorro dotado con varios electrodos que emitían corrientes eléctricas. Después de una sesión de veinte minutos, los voluntarios tenían que realizar una serie de complicados ejercicios diseñados para que fuera muy sencillo cometer un error.

La conclusión de los científicos fue que los participantes cometían muchos menos errores tras someterse a la estimulación eléctrica. Además, su capacidad para aprender aumentaba de forma significativa. Los investigadores aseguran que los efectos de una estimulación de veinte minutos se prolongan durante aproximadamente cinco horas.

Los creadores aseguran que el dispositivo podría ayudar a lograr avances en el tratamiento de enfermedades como la esquizofrenia o el TDAH.