Los gobernadores hablan con Massa para después de octubre

Los mandatarios peronistas no sumarán al líder de 1 País a la pulseada por los fondos con la Nación, pero lo incluyen en el futuro partidario

elecciones-2017-2491696w620

CÓRDOBA.- El acercamiento del gobernador riojano, Sergio Casas, al líder de 1 País, Sergio Massa, fue un mensaje hacia la reconstrucción a futuro del peronismo. Sin embargo, la señal enfrentó resistencia de algunos mandatarios peronistas: varios se encargaron, a través de sus referentes, de señalar que Massa no participará de la próxima reunión de gobernadores, cuya agenda ya está consensuada y tendrá como eje la relación con la Nación.

De todos modos, los gobernadores admiten que el peronismo en su conjunto debe resolver cómo se rearma de cara a 2019.

En ese debate, Massa podría estar incluido si antes define si quiere ser parte de ese movimiento o continúa con su fuerza.

“Son dos temas diferentes -confió a LA NACION una fuente del gobierno chaqueño-. La próxima reunión es de funcionarios con responsabilidad de gestión; incluso hay un esfuerzo porque se sumen de otras fuerzas con los que tenemos preocupaciones en común.”

La reunión de gobernadores sería la próxima semana y tiene como tema fundamental la defensa que planteará cada provincia ante la Corte Suprema de Justicia frente al reclamo de Buenos Aires para que se elimine el techo del Fondo del Conurbano.

Todos -incluidos los que responden a Cambiemos- coinciden en que el pedido es lógico, pero que los recursos no los pueden resignar los distritos; además entienden que el debate debe resolverse en el ámbito político y no en el judicial.

image59a8c16614faf9.13530150

Dos planos distintos

Frente a las señales de Massa, en el círculo del entrerriano Gustavo Borset entienden que no hay que mezclar “gestión con proselitismo”.

Son varios los gobernadores que coinciden en que hay que preservar la institucionalidad y no “embarrar” los vínculos que se vienen tejiendo con pares como los de Santa Fe y Río Negro, por fuera del universo del peronismo.

Respecto de los números en el Senado -donde los gobernadores buscan sumar aliados para defender sus intereses- entienden que las conversaciones deben incluir a todos los sectores; de hecho, ya varios mantuvieron encuentros con Miguel Pichetto para delinear un plan de acción.

En el gabinete del chaqueño Domingo Peppo tienen en claro que en el ámbito electoral, las negociaciones deben ser amplias y apuntar a sumar, porque el peronismo “indefectiblemente” tiene que reorganizarse. “Que Massa no vaya a una reunión no significa cortar el contacto”, resumen.

Los peronistas reconocen que el resultado de las PASO proyecta una legislativa difícil en octubre, pero advierten que -aun con una muy buena performance- Cambiemos requerirá de acuerdos en el Congreso.

Massa aspiraba a convertirse en una suerte de líder de la oposición y aglutinar a los gobernadores, pero los 16 puntos que logró en las PASO lo alejan de esa alternativa.

Hacia el futuro, la definición del liderazgo del peronismo promete acercamientos y también disputas.

“Massa también necesita de nosotros, por eso tira señales, como lo que hizo respaldando en Corrientes a Carlos «Camau» Espínola”, deslizó un referente tucumano. Los gobernadores coinciden en recordar que -en el debate legislativo por Ganancias- lo cruzaron al tigrense y la “liga” le ganó la pulseada.

Cuatro horas después de reunirse con Massa en Tigre, el riojano Casas se encontró con el ministro del Interior Rogelio Frigerio y consiguió que se le cancelara una parte más de la deuda por $ 470 millones por fondos extracoparticipación que esa provincia reclama.

“Nos ha reconocido la deuda y nos va a depositar en los próximos días algo de ese dinero”, aseguró el gobernador.