Mitre y De la Nación, más mandapeatones en San Nicolás!!!!

Ahora sí se viene un cambio profundo en el centro de la ciudad, uno de los temas más conflictivos que tiene el Municipio, mejorar el tránsito de la ciudad. Pero es importante decir que este proyecto fue avalado por gran parte de los comercios del microcentro, ya que además de hacer las calles mandapeatones, ensancharán las veredas, para que los peatones puedan caminar tranquilos, lo que se trasladaría a un mayor movimiento de personas haciendo compras en el centro.

citex2
 
De entre las numerosas propuestas que siempre estuvieron en danza y nunca llegaron a concretarse, el gobierno municipal avanzó con un proyecto ya definido, cuyos lineamientos centrales son aceras más anchas y uniformes y calles más angostas en que ya no se podrán estacionar vehículos.
El Sec. de Obras y Serv. Públicos de la Municipalidad, Darío Gritti, confirmó que “se va a intervenir un total de 14 cuadras”. 
 
Se trata puntualmente de tres cuadras sobre calle Mitre (desde Sarmiento hasta 9 de Julio), tres sobre Nación (entre Sarmiento y 9 de Julio, también), una sobre Sarmiento (entre Mitre y Nación), una sobre Francia (entre Mitre y Nación), tres sobre Urquiza-25 de Mayo (desde Belgrano hasta Pellegrini) y tres sobre 9 de Julio-Almafuerte (entre Belgrano y Pellegrini).
calle1
 
En todos los casos habrá ensanche de veredas aunque sólo en Mitre y Nación se incrementará la superficie de ambas aceras. 
Es que las dos calles principales de la ciudad pasarán a tener el formato de “manda peatón”, una alternativa a la que el municipio ya recurrió en calle Guardia Nacional (frente a la plazoleta Papa Francisco) y en la esquina del Teatro Municipal.
 
“Mitre y Nación, serán manda peatón. Se levanta el nivel de la calle, que pasa a tener el mismo nivel de las aceras. Se sustituyen todos los pisos por completo, se incorpora jardinería y la calle se estrecha, al ancho de dos vehículos”, explicó Gritti, quien aclaró que la intención es que circulen de a un vehículo por vez, previéndose espacio suficiente como alternativa de salida ante cualquier atascamiento.
 
En las transversales también habrá calles más angostas, pero sólo se ensancharán las aceras de la izquierda (siguiendo el sentido de circulación de cada calle). 
En las aceras a mano derecha quedarán establecidas  dársenas de ascenso y descenso de pasajeros y para descarga de mercaderías (lo mismo que en Nación y Mitre, para camiones de caudales frente a cada casa bancaria).
 
Las intervenciones se afrontarán con recursos provenientes de la Nación, en el marco de un convenio que el intendente interino Manuel Passaglia suscribió hace alrededor de tres semanas con el Ministerio del Interior de la Nación (acuerdo correspondiente al Plan de Renovación Urbana lanzado por el gobierno nacional). 
“Nación nos va a dar los fondos para la intervención de nivel de piso para arriba”, explicó Gritti, cuya referencia tenía que ver con la circunstancia de que ala refuncionalización del centro incluirá también una serie de trabajos a ser desarrollados bajo tierra. “Vamos a soterrar el tendido eléctrico y el de telefonía. Ya tuvimos las reuniones pertinentes con Eden y Telecom. Y también se van a sustituir las cañerías de agua, que son muy antiguas. Además, se instalarán alumbrado público y sistema de alcantarillado nuevos”, detalló.
 
 
En cuanto a la necesidad de una intervención de este tipo, observó que “el centro de San Nicolás ya ha llegado a un grado de saturación vehicular que no resulta bueno para nadie”. 
Desde ese punto de vista argumentó la conveniencia de recurrir a medidas tales como la veda al estacionamiento y la “racionalización” del tránsito vehicular.   
Por lo demás defendió el modelo de ordenamiento, subrayando los buenos resultados que otras ciudades lograron con dispositivos similares. 
 
 
El secretario municipal de Obras y Servicios Públicos, Darío Gritti no desconoció que el propio desarrollo de los trabajos podrá generar “inconvenientes” y “algún malestar”. 
“Intervenir 14 cuadras en el mismísimo microcentro de la ciudad es muy complicado. Sobre todo porque tenemos que hacer infraestructura pluvial, recambio de caños de agua  y soterramiento de cables. Estamos estudiando por dónde conviene comenzar y cómo vamos a ir progresando, sin que el centro deje de funcionar. Tenemos que sostener el funcionamiento de la porción más activa de la ciudad sin entorpecerlo, pero avanzando con las obras. Va a ser una obra de profunda intervención y de largo aliento. Sabemos que se producirán inconvenientes y algún malestar. Pero es una obra que reportará un beneficio muy grande para la ciudad”, señaló.