Otra autopartista entra en crisis y el sector ya suma 5.000 suspensiones este año

El martes, unos 150 trabajadores de la empresa Fundición Santiago Martínez, de la ciudad de Granadero Baigorria, Santa Fe, fueron suspendidos  

367554 

La crisis en el sector automotriz sigue empujando las suspensiones. Pese a que las marcas se comprometieron a no suspender personal, las autopartistas no logran hacer pie en un mercado en franca caída.

El martes, unos 150 trabajadores de la empresa Fundición Santiago Martínez, de la ciudad de Granadero Baigorria, Santa Fe, fueron suspendidos a partir de hoy, y por el término de cinco días.

Según explicó el protesorero de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Daniel Gutiérrez, a la agencia DyN “el próximo viernes” mantendrán una reunión en la delegación del Ministerio de Trabajo, a la cual asistirán delegados, representantes de la UOM y el titular de la firma para tratar de buscar una solución al conflicto”.

Fundición Martínez es una empresa fundada en 1951 con actividades con la fundición de hierro, y desde hace más de 10 años produce piezas para autos, camiones y tractores.

La autopartista arrastra inconvenientes desde mayo pasado. Ya se había presentado en proceso preventivo de crisis y está en plena gestión ante el Gobierno nacional por subsidios de empleo.

Gutiérrez dijo que no es la primera vez que la empresa santafesina realiza parates productivos. “Venimos monitoreando a la empresa desde hace tiempo, ya que ya han sido varias las suspensiones en lo que va del año”, y pidió que “se regularice lo antes posible” la situación en la compañía.

Desde la firma no dudan en asegurar que el problema es que “no les entra trabajo”.

Así como el sector automotriz recordará 2014 como el año en el que se encontró el piso del mercado luego de la devaluación, tanto Smata como la UOM, lo recordarán como el de las suspensiones.

Desde principio de año las automotrices radicadas en la Argentina vienen mostrando una caída constante en la producción. Según un trabajo de la consultora IES, la fabricación de 0 km alcanzó 461.291 unidades en los primeros nueve meses de 2014, un fuerte 24,2% por debajo de igual período de 2013.

Esta situación arrastró a toda la cadena de valor en donde las autopartistas son el último eslabón, lo que provocó despidos y suspensiones.

Aunque la más emblemática es la estadounidense Lear, por la repercusión que tiene la lucha de sus trabajadores en la ruta Panamericana, no es la única compañía del sector que suspendió empleados.

Paraná Metal, del empresario Cristóbal López paró la fabricación durante 21 días en agosto pasado y envió a 152 trabajadores a sus casas. Gestam hizo lo mismo con 600 operarios, Aros Kim llevó adelante un parate que significó la suspensión de 50 empleados.

A esto se le sumó el complejo autopartista cordobés que, según los sindicatos, durante este año interrumpieron la producción y enviaron a sus hogares a 1.570 trabajadores que, en su gran mayoría, cobraron el 75% de sus salarios.

Pero la caída de la demanda no solamente afectó a las autopartistas que se dedican a la producción de piezas. Las fábricas de neumáticos Pirelli, Fate y Bridgstone también tuvieron que, de alguna manera, ralentizar la producción y durante agosto suspendieron 3.700 trabajadores.

Mientras tanto, en la planta de PSA Peugeot–Citröen hay 1.200 trabajadores que retomarían sus actividades recién en los primeros días de 2015 y, solamente durante setiembre más 13.000 trabajadores fueron suspendidos algunos días.