Pergamino, nuevo jefe de Gendarmería, Cdte Miguel Ángel Garro

En la tarde de ayer se realizó el acto de recambio de autoridades encabezado por el Comandante Mayor de Gendarmería, Esteban Campagno. El Comandante Pablo Prado fue reemplazado por su par Miguel Ángel Garro.

gendarmeria_pergamino

El acto oficial contó con la presencia de las máximas autoridades de las fuerzas de policiales locales  y del Secretario de Gobierno, Pablo Mazzei, quien fue acompañado por el Subsecretario de Seguridad, Federico Beltrán.

El flamante Jefe comentó que “las puertas de la Gendarmería están abiertas para toda la sociedad de Pergamino. Ahora estamos conociendo a la gente, conociendo la zona y visitando la Municipalidad y las autoridades. Las autoridades me dieron una gran bienvenida, estamos a disposición de ellas para trabajar en forma conjunta y lo que necesiten”.

Asimismo el Comandante Garro aclaró que  su jurisdicción es la Ruta Nacional 8, y que para fines de febrero estarían instalándose en Junín “donde se creará una sueva sección y comenzaremos a abarcar una gran jurisdicción. En Pergamino tenemos 60 efectivos y para Junín se van a distribuir 60 efectivos más”. En cuanto a la misión que desempeñará, explicó que “por ahora solamente estaremos haciendo trabajo en ruta, internamente en las calles no, porque cada municipalidad tiene su autoridad. Pero tampoco estamos ajenos a brindarle colaboración; siempre y cuando tengamos los vehículos y recursos humanos, ahí estaremos. Gendarmería cuenta con 20 motos de alta cilindrada y 10 vehículos patrulleros que están desplazados sobre el corredor vial”.

c8d09228278d9b87a7a055401aee60b9_L

Respecto a su carrera y a su modalidad de trabajo, Garro comentó que tiene “un lema que es: “Si no trabajamos en equipo la sociedad nos consume”. Tenemos que trabajar en equipo con el resto de las autoridades para que todo funcione normalmente y para que la gente se sienta segura de que las autoridades existen. Yo vengo del conurbano bonaerense, del Operativo Centinela, estuve trabajando en la Zona Oeste que abarcaba Castelar, Hurlingham, Morón y Moreno. Acá veo que es tranquilo pero tampoco hay que confiarse mucho en la tranquilidad, porque a veces, cuanto más tranquilo quiere decir que la delincuencia está un poco más oculta”.