Salarios en discusión: los empresarios de Comercio pagan 6% de cláusula gatillo y ofrecen 15% de aumento para 2018

 El reajuste se aplicará en tres tandas de 2% cada una. La suba llega en la antesala de las negociaciones con los trabajadores. El Gobierno busca que para este año el gremio mercantil se convierta en una referencia para destrabar las paritarias en el resto de las actividades

449152

Los empleados de comercio recibirán un 6% extra de aumento salarial por la aplicación de la cláusula gatillo. La suba llega en la antesala de las paritarias en las que los empresarios de la actividad además ofertaron un incremento del 15% para el 2018, a tono con la pauta oficial.

De ese modo, el sector envió una fuerte señal en momentos que el Gobierno apuesta a utilizar la negociación mercantil como referencia y detrabar la primera ronda de paritarias del año.

Sucede que en la rama educativa y bancaria, los gremios se resisten a amoldar sus pretensiones a la meta salarial fijada por las autoridades. En un caso, el Ejecutivo anuló las paritarias nacionales, mientra que en el otro los bancos ofrecen un aumento del 9%.

El incremento adicional para los mercantiles fue firmado este miércoles por la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) y la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (FAECyS), en línea con lo que establecía el último acuerdo paritario sellado el 22 de marzo de 2017.

La suba se aplicará sobre las escalas vigentes de las remuneraciones básicas de convenio tomando como base de cálculo del referido incremento los valores expresados para el mes de abril de 2017.

“El mencionado aumento será de aplicación a todas las empresas y/o establecimientos y para todos los trabajadores comprendidos en las mismas y bajo el régimen de jornada completa“, explicó la CAC en un comunicado.

El porcentaje adicional se abonará en forma remunerativa y no acumulativa en tres tandas del 2%, correspondientes a enero, febrero y marzo.

Por otra parte, el sector empresario comunicó al sector sindical por acta suscripta entre las partes que procederán a pedir la apertura de la paritaria salarial del 2018 a partir de abril, ofreciendo hasta un 15% de aumento.

El “efecto recorte de tasa”, la City se refugió en el dólar y llevó su precio a casi 20 pesos

“Ancla” en salarios: sin poder recurrir al dólar o tarifas, el Gobierno busca que los sueldos frenen la inflación

Antes, la prioridad del Ejecutivo era morigerar el índice de precios. Ahora, asegurar el crecimiento. Paradójicamente, paritarias al 15% jugarán en contra de los deseos de Casa Rosada, ya que impedirán una fuerte mejora del consumo interno, principal motor de la economía. Lo que viene

El plan original falló y el volantazo ya se hizo, aunque no significa que el Gobierno vaya a tener éxito.

De hecho, lo mismo intentó Cristina Kirchner, en forma sucesiva, en 2013 y 2014 y no pudo.

Utilizar a los salarios como “ancla” para frenar la inflación -como ahora pretende Casa Rosada- puede resultar tentador como mecanismo, pero su implementación tiene sus costos. Incluso, hasta pueden ser mayores a los previstos inicialmente.

El modelo original del Gobierno “mutó” luego de chocar con la realidad: las altas tasas de interés tenían como objetivo primordial mantener a raya los precios, pero ya quedó claro que esa receta no alcanzó.

Así, el Ejecutivo ahora opta por recurrir a los salarios, para que sean estos los que oficien de ancla inflacionaria. En la visión oficial, el “numerito mágico” es 15.

En otras palabras, acercar las paritarias a esa cifra es visto como una alternativa para mantener cortitas a las expectativas de inflación.

El primer problema es que nadie cree en la meta fijada por el Gobierno y el Banco Central para este año.