Sangriento choque entre bandas en un penal de Brasil: 9 muertos

Ocurrió en el estado de Goiás. Un grupo invadió e incendió el pabellón de sus rivales. Algunos fueron decapitados.

rk0sPSO7G_930x525

Brasil volvió a vivir hoy un capítulo negro en sus cárceles. Una revuelta de presos en el Complejo Carcelario de Aparecida de Goiania, en el estado de Goiás, produjo un sangriento enfrentamiento entre bandas rivales que dejó al menos 9 asesinadas y 14 heridos.

De acuerdo con la Superintendencia Ejecutiva de Administración Penitenciaria (Seap), el conflicto comenzó cerca de las 14 cuando un grupo de presos del régimen semiabierto invadió un pabellón donde se encontraban reos rivales y prendieron fuego en varias instalaciones.

Algunos presos murieron carbonizados, mientras que otros fueron decapitados. Más de 30 reclusos huyeron durante la rebelión. Recién dos horas más tarde pudo ser controlada por las autoridades penitenciaria. Goiás es un estado central del país, y el penal queda cerca de la capital, Brasilia.

“No fue un acto de fuga, no fue exactamente una rebelión, sino una acción de un pabellón contra otro. La rebelión generalmente es para reivindicar alguna cosa”, explicó Edson Costa Araujo, superintendente de la Secretaría de Seguridad Pública de Goiás, en declaraciones recogidas por el diario O Estado de Sao Paulo.

Los familiares de los presos se reunieron a las puertas del presidio en busca de nuevas informaciones y oraron por sus parientes, mientras las imágenes de la masacre corrían por los dispositivos de mensajería instantánea.

Las muertes en la cárcel de Aparecida de Goiania se producen justo un año después de que una pelea entre importantes facciones rivales en el interior de un presidio de Manaos dejara 56 muertos, muchos de ellos decapitados o descuartizados.

Las matanzas se repitieron a lo largo del mes de enero del año pasado en otros estados de Brasil, como Rorarima y Río Grande do Norte, y dejaron un balance de más de 130 muertos, poniendo en evidencia el poder que los grupos criminales tienen en el interior de las cárceles.

Además de la falta de control por parte del Estado, las organizaciones internacionales de Derechos Humanos han denunciado en repetidas ocasiones que el sistema penitenciario brasileño es uno de los “peores” y “más inhumanos del mundo”, con hacinamiento. condiciones insalubres en algunos presidios e incluso malos tratos y torturas.

Human Rights Watch (HRW) denunció en su informe anual que la crisis del sistema penitenciario brasileño es “una tragedia anunciada” y que la situación de muchos presidios remite a la “Edad Media”.

Según los últimos datos del Ministerio de Justicia, la población carcelaria en Brasil llegó a 726.712 personas, lo que supone un aumento de 104.000 personas desde 2014 y constituye la tercera mayor población carcelaria en números absolutos en el mundo, solo por detrás de Estados Unidos y China.

El número de presos recluidos actualmente en el sistema brasileño duplica la capacidad de todas las cárceles del país, que está calculada en 368.049 plazas, por lo que el hacinamiento es la norma en cada una de las prisiones, según un informe divulgado el mes de diciembre por el Ministerio de Justicia.