Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey, en una charla para negociar la interna bajo la sombra de Roberto Lavagna

El líder del Frente Renovador viaja a Salta para reunirse con el gobernador. Propondría resolver la candidatura vía encuestas, pero por ahora en el acuerdo no aparece al ex ministro.  

th

En su #ManoaMano rutero, Sergio Massa se saldrá del camino y del estilo catalán de consultor Antoní Gutiérrez Rubí para una charla con Juan Manuel Urtubey, a quien detecta como su mayor duelista dentro del PJ Federal.

El tigrense llevará su campaña vintage -que recorre, en auto, pueblos y ciudades- al norte y hará una escala, políticamente clave, en Salta para verse con Urtubey, con quien compartió el G-4 que se lanzó en septiembre.

Hace un rato largo que no se retratan juntos. Hablan seguido pero empezaron a medirse y mirarse como lo que son: rivales potenciales que pretenden la misma butaca y que se encaminan a enfrentarse en las primarias de agosto.

66997

Aparecen, ahora, hermanados por otro factor: la irrupción de Roberto Lavagna, el ex ministro al que ambos elogian pero que puede convertirse en su competidor, si prospera el “operativo clamor” que agitan, entre otros, Miguel Angel Pichetto y Miguel Lifschitz.

Massa trasmite a los suyos que no hay que inquietarse; Urtubey avisa que, si quiere ser, Lavagna deberá atravesar una primaria en Alternativa Federal. Los dos presumen que el ex ministro no quiere ser candidato pero que su presencia en la marquesina del peronismo no sirve para fortalecer el espacio.

Orgánico, Massa habló con el gobernador antes de visitar la provincia para contarle que tenía, además, una invitación para ver a Gustavo Sáenz, intendente de Salta capital, multitasking que visita Olivos, recibe a Massa y negocia con Urtubey.

El salteño le ha escapado en estos meses a fotos mano a mano con el tigrense: entiende, dicen a Clarín a su lado, que cada uno debe tener su identidad. Casi el ABC del campañismo y las disputas políticas.

Pero ese martes, viajarán juntos a Molinos y por la noche compartirán una cena que será la instancia para la charla política y electora. El tigrense viajará con Graciela Camaño, Diego Bossio y Raúl Pérez.

El 4 de febrero, volverán a verse en Mar del Plata pero esa mesa será numerosa. Massa quiere avanzar con Urtubey en definiciones sobre la unificación de los bloques, la ampliación de Alternativa Federal y analizar, contra reloj, como será la reparto de roles y candidaturas.

Hasta acá, el planteo general es resolverlo en primarias pero Massa empezó a agitar, sobre la idea de que una competencia puede no ser beneficiosa, la variable de u acuerdo político a partir de “encuestas que determinen la capacidad electoral de cada candidato”, según el planteo que cincela el massismo.

“Para fortalecer Alternativa Federal hay que sumar” dicen cerca de Massa y sostienen que las candidaturas deben resolverse “de manera positiva”. Traducción: sin una disputa, que pueden romper y generar heridas, sino mediante un acuerdo.

Lo mismo piden los promotores de Lavagna. En Salta, dicen deberían opinar los candidatos y gobernadores.