Tras un día de reflexión, Cataluña se dispone a elegir un nuevo gobierno

La pelea en las urnas es entre independentistas y soberanistas. La participación sería récord. Y aún hay, según los sondeos, un 27,8% de indecisos.

BJhiMzdfM_930x525

Con las elecciones de este jueves, Cataluña cumplirá la última de las imposiciones de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que le permitió al presidente Mariano Rajoy intervenir esta autonomía díscola, y que dejará de tener vigencia en cuanto el Parlamento catalán forme un nuevo gobierno

Un sabor incierto e inquietante dejó esta campaña electoral surrealista, que contó con candidatos que arengaron a los votantes desde la prisión, otros que lo hicieron en libertad condicional y algunos más por Skype, desde Bélgica, donde se esconden de la Justicia española.

Hasta la medianoche del martes, cuando finalizó la campaña, el último sondeo prohibido -la ley electoral no permite en España difundir encuestas a partir de cinco días antes de los comicios- seguía augurando una participación récord: a pesar de que aquí votar no es obligatorio, el 82 por ciento de los catalanes ha dicho que lo hará.

Según datos provisionales del Parlamento de Cataluña, hasta el lunes, 40.320 electores habían pedido votar por correo desde el extranjero, más de un 40 por ciento de los que lo solicitaron en las últimas elecciones de 2015.