Wagner fue el único de los empresarios arrepentidos que confesó haber pagado coimas y salió en libertad

El ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción y accionista de la constructora Esuco, Carlos Wagner, acordó con el fiscal Carlos Stornelli para ser arrepentido en la causa de las supuestas coimaspagadas durante el kirchnerismo para obtener obra pública.

carloswagner0801208-356485

 Wagner hizo un acuerdo con la fiscalía y fue excarcelado. Según dijeron a A24.comfuentes judiciales, el aporte del empresario fue “importantísimo en la investigación”. El portal Infobae indicó que Wagner relató cómo era la operatoria de la obra pública y cómo se marcaban sobreprecios de entre “10 y 20%” para las licitaciones que llevaba adelante el Estado“.

Por qué es importante para la causa. Wagner fue el único de los empresarios arrepentidos que confesó que el dinero entregado era de coimas y no para aportes a la campaña. Además de los porcentajes de adelanto, otra modalidad era devolver parte de lo que se recibía como certificados de obra.

Qué dijo. Según la confesión de Wagner, recopilada por Infobae, el sistema de presunta corrupción en la obra pública tenía al entonces ministro de Planificación, Julio De Vido, como cabecera, y a Roberto Baratta y José López como intermediarios.

También confesó que en el ministerio de De Vido se decidía qué tres empresas se presentaban a las licitaciones para obra pública, para luego acordar los precios de oferta de cada una y la ganadora.

Quién es Wagner. El empresario supo integrar, al calor de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, lo que se conoció como el “club de la obra pública” : los empresarios amigos del poder beneficiados con las obras que encaraba el Estado. Wagner llegó a la Cámara Argentina de la Construcción de la mano de la constructora Esuco S.A, la firma desde la que supo construir una relación con De Vido.